Páginas

domingo, 6 de noviembre de 2016

La expulsión como último recurso

     En el IES Abula, como ya hemos comentado en otras entradas, gestionamos la disciplina con un carné de convivencia por puntos con el que el alumno/a pierde puntos en función de sus conductas contrarias a las normas de convivencia y puede recuperarlos, con algunas limitaciones, a través de unas actividades orientadas a responsabilizarles de sus actos y a asumir las consecuencias de estos, todo ello desde la perspectiva educativa que nos da sentido. Esta medida, que todavía encuentra resistencias, algunas fruto del desconocimiento y otras de discrepancias en la gestión de la disciplina, está permitiendo reducir el número de expulsiones, especialmente las producidas por acumulación de faltas leves, defender ante instancias superiores nuestra actuación en casos complejos y mejorar en nuestro progreso hacia la convivencia positiva.

    Esta idea de dar una respuesta educativa a los problema de convivencia es también la que guía el trabajo de la fundación Balia, que en su proyecto "Aula de expulsados" de Madrid y Sevilla ofrecen un sitio donde este alumnado puede acudir para no perder el ritmo de las clases y reflexionar sobre las causas de su comportamiento. Las evidencia que fundamenta el proyecto y los buenos resultados que están obteniendo suponen un impulso para los que nos movemos en esa línea desde dentro de los centros educativos. Más información sobre esta iniciativa en


    Ya hemos incluido en algunas entradas de este blog los materiales que utilizamos en ese trabajo. Compartimos ahora unos muy interesantes que  hemos descubierto recientemente.

1 comentario:

  1. Felicidades por ser uno de los espacios candidatos de los IV Premios OrienTapas 2016 de Orientación educativa con TIC y en red: http://orientapas.blogspot.com.es/2016/11/algunos-de-los-blogs-y-webs.html

    ResponderEliminar